Busca lo que no encuentres:

Así fue mi cumpleaños

El pasado 11 de agosto fue mi cumpleaños. Quería compartir un poquito más de mí aquí en el Blog: qué hice, cómo lo suelo celebrar, qué me han regalado... Ya digo, que faltan un montón de cosas por imortalizar, pero en ciertos momentos no se puede. A sí que en mi recuerdo se quedan jeje.

No ha sido uno mis mejores cumpleaños, pero es lo que tiene. Cuando te haces más mayor, las ilusiones no son las mismas...
Lo primero decir, que no tenía pensado celebrarlo. El año pasado me dije a mí misma que quizá sería el último. Justo ha coincidido, que en mi mes trabajaba y que los días 11 y 12 libraba. Así que, como digo yo: el destino a decidido celebrarlo.

Para celebrarlo el día 11, lo que hice fue ir con mi familia y mi chico a comer a Kokoxaxa. Es un buffet al que nos gusta mucho y hemos ido varias veces. Lo llevan asiáticos, pero vamos no te asustes si no te gusta este tipo de comida. Porque a mí tampoco me gusta, pero es que hay practicamente de todo. Desde la comida china, picoteo (patatas fritas, ganchitos...), jamón, fritanga, hasta la zona de carnes (filetes de pollo, de cerdo, lomo, entrecot, costillas, secreto...), siguiendo por marisquería y pescados (gambas, langostinos cocidos como crudos, cigalas, pulpo, salmón, merluza...). Con una amplia variedad de postres  entre: tartas, pasteles, helados, frutas (kiwis, lichis, naranjas... cortado a cachitos), nubes de golosina. Todo esto último para pasarlo por la increíble fuente de chocolate.
De bebidas lo típico: coca-cola, naranja, cerveza, agua... Y por si fuera poco: infusiones y chocolate calentito.
De lunes a viernes por la mañana es más barato unos 11 euros por persona. Ya por las noches y el fin de semana, los precios se disparan. Así que, imagínate en vísperas de Navidades los días especiales. Eran alrededor de unos 20 y algo euros por persona.
Por el precio de entre diario y pudiendo comer de todo hasta reventar, pues está genial. Que ojo, yo no como tanto, pero los postres, esa fuente de chocolate... ¡La boca se me hace agua solo pensarlo! jeje.


Estos fueron nuestros primeros platos.


Algunos de nuestros postres.
Barquillos, nubes, mini palmeritas con nata y chocolate.


 Nubes con cholate de la fuente + chocolate calentito.


Comimos muchas cosas ricas y estuvo muy bien. Si tienes en tu ciudad un Kokoxaxa, tienes que ir. Te sorprenderá en todos sus aspectos. Tú eliges la comida (cruda) y ellos te lo hacen delante tuya y al momento. ¿No es más fiable? Así sabes, cómo lo hacen. No pierdes la comida de vista, a menos que un listo se la lleve. Cosa que si estás atent@ no debería pasar.
 Es un restaurante grande, que tiene de adornos caballos y una iluminación excelente. Investiga más, y querrás ir.

Luego ya por la tarde fueron llegando los regalitos. Algunos fueron regalados de mi tienda favorita de cosmética Yves Rocher.  Juntando la promoción de mi cumpleaños + otra de mi madre, saqué varias cosillas:

Agua micelar + gel-champú Monoi de Tahití + Elixir + pintalabios.
Lo único que me compré yo, fue el lápiz de ojos verde.


Al día de hoy he probado todos los productos. El día del cumple, probé el lápiz de ojos verde, que tenía unas ganas de tener uno clarito y el pintalabios rosa color frambruesa.

Por aquí unos swaches de los colores.


El agua micelar no me ha convencido. Ha sido la primera vez que lo he usado y se acaba muy rápido. 
El gel-champú Monoi de Tahití, me lo recomendaron y justo una "muestra" en botecito pequeño me ha venido genial. ¡Me ha encantado! Su olor, ese olor que me recuerda a frescura, a playa, a mar...
Deja el pelo sedoso y con un poquito de olor. Me ha gustado tanto, que estoy segura que repetiré comprando el bote grande.
Sobre el elixir, también me ha gustado. Hay poquito en ese botecín, pero ha dado para varias ocasiones.

Mi hermano tuvo el detalle de comprarme esta pinza para el pelo. Brillante y plateada. Las cosas con brillantes me encantan. Si no lo sabías, ya te irás dando cuenta jeje.
La estrené el mismo día por la noche. ¡Bonita, bonita!



 El regalo de mi madre fueron estos preciosos zapatos plateados.  Al día de hoy no los he estrenado, porque los recibí hace una semanita. Pero a juego con la pinza anterior, eh. Tengo que decir, que los elegí yo. ¡Viva los brillantes!


Mi autoregalo. Este vestido que lo compré en Shana, hace mucho en rebajas. Un vestido con brillantes dorados. 


La otra parte de regalos fue dinero, que nunca viene mal y el regalo de mi chico, el móvil de Asus (que si me sigues en Facebook, ya sabrás que el anterior me dejó de funcionar por junio).

Ya por la noche, un picoteo sencillo y de postre mi pastel favorito (del que habrá receta de cómo hacerlo) y chupitos.  

Un trocito del pastel y mi chupito.



Al día siguiente, continuó la "fiesta". Y sí, soy de celebrar mi cumpleaños varias veces. 
Esta vez tocaba barbacoa, que había ganas desde principio de verano.


Chorizos, panceta, longaniza... a la barbacoa.


Y como no, si hay fuego y barbacoa... unas nubecitas en plan a los americanos. ¿No sabes de qué se trata?
Son las nubes de golosinas, pinchadas en una brocheta y a la barbacoa (también vale con fuego). Se quedan crujientes por fuera, y blandísimas por dentro. ¡Están buenísimas! Si no lo has probado, ¿a qué esperas? 


Con las brochetas de nubes, comimos tarta de chocolate. No hay fotos, porque fue vídeo de cómo soplaba las velas... Y sí, pedí un deseo... el 11 y el 12... mismo deseo. ¡Afuuuu!

La parte "mala" que hace que no haya sido de lo mejor,  es que quería jugar a las cartas y no jugamos, invitados queríendose ir pronto cuando se puso ese día la barbacoa porque nadie madrugaba, y un sin fin de cosas que nadie valoró...
También decir, que no desconecté nada del trabajo. Habiendo teniendo recientemente un incidente y siendo todo el cumpleaños el tema a tratar conversaciones de cosas desagradables de donde he trabajado (si me animo  contaré mi experiencia en otra entrada acerca de lo que pasa en la residencia donde he estado).
La parte buena, es que nos pudimos reunir y comer rico.

Hasta aquí así fue mi cumpleaños. ¿Qué opinas de todo en general?
¡Hasta mi próxima entrada personal!

Pulseras identificativas Codylife


 En colaboración con Codylife, vamos hablar de qué es Codylife y para qué sirve. Y la utilidad que se le puede dar a estas pulseras identificativas con códigos QR.


Codylife es el más completo identificador para personas basado en códigos QR.

Cada pulsera tiene un único código QR. Tanto el código como las letras y números que aparecen son totalmente diferentes, como se puede apreciar aquí abajo.


Desde Codylife me enviaron la pulsera sport. La diferencia a otras, es básicamente el modelo. El contenido es el mismo en todas (salvo el apartado privado de actividades deportivas), ya sea la pulsera kids para niños, las de cuero para adultos etc.
La sport sirve para cuando sales hacer deporte e ir siempre identificado. Te la pones en la muñeca y no molesta al correr ni hacer ejercicios. Ni te enteras que la llevas puesta y tiene muy buenas utilidades:

  • Permite salir hacer deporte a grandes distancias, es decir, al parque que está al ladode tu casa o tres calles más allá, en el campo, en el bosque, en la montaña... 
  • Incluye un apartado privado en el que podrás llevar al día todas tus actividades, marcas deportivas, tiempos... (sólo en la pulsera sport)
  • Puedes almacenar tus datos personales: tu foto, nombre, dirección, fecha de nacimiento, documentación...
  • En caso de emergencia, puedes poner contactos. Esto ayuda a localizar a otras personas y poder informarles de lo ocurrido sobre ti, y puedan también proporcionar más información. Muy útil, en caso de niños que siempre desconocen todo y así los padres están informados en todo momento.
  • Puedes poner datos sanitarios. Que pueden ser: alergias, medicamentos, tratamientos, informes médicos... que si te pasa algo, en tu Codylife quede reflejado y así un médico puede acceder a ello.
  • No hace falta que lleves el DNI. Puesto que al correr, siempre lo puedes perder y luego no acordarte de dónde se te pudo caer.
  • Posibilidad de envío de coordenadas GPS ante una emergencia.

La parte más fundamental que le doy a estas pulseras, es la de poner los datos personales y los datos sanitarios. Porque imagínate, que te pierdes o te desorientas o incluso no tú, pero una persona con alzheimer que es más frecuente que le pase. Sale a la calle,  no se acuerda ni dónde vive y  no tiene documentación. Es una persona mayor que tiene X problemas de salud y puede dar la casualidad que dé con algún médico o no y la única forma de saber sus datos o lo que sea  es accediendo a su código QR. 

Ahora te preguntarás y cómo se accede al código QR para leer los datos. El acceso es mediante un móvil con lector QR. Para ello necesitarás tener una aplicación en tu móvil que lea códigos QR. Al pasar el código como quien saca una foto en el móvil directamente te leerá toda la información de esa persona o la tuya propia. Siempre y cuando tengas  acceso a internet.  

Otra forma de acceder y ver tu ficha es entrando en www.codylife.com y registrándote. 
Arriba a la derecha en negro pone Registra/Consulta tu producto. Es ahí donde deberás clikar.


Después aparecerá el acceso a la ficha y te pedirá un código. El código que tienes que poner es el conjunto de números y letras que aparece en la parte de abajo de tu Codylife (el que se ve en la segunda imagen más arriba).


Si es la primera vez que lo pones, te pedirá una contraseña y un email, donde posteriormente tendrás que activarlo yendo a tu correo.
Si ya te has registrado, cuando entres ya es ir rellenando los siguientes datos que te pidan:

Aquí podrás poner las notas que quieras y tu ubicación.

 A continuación tus datos personales.


Por último, otros datos donde podrás poner los datos de alguno de tus contactos y más abajo pinchando encima, añadir: alergias, medicación e informes médicos.


Cuando tengas todo rellenado y revisado abajo guarda tus cambios, cierra tu sesión y haz alguna prueba para ver tus datos y listo. ¡Así de fácil!

También viene con unas pegatinas con tu código QR, para que las puedas pegar en tu bolsa de deporte, casco, patines, bicicleta y así que se sepa que es tuyo.

Tienes muchos modelos de Codylife aquí, te invito a que le eches un vistazo. Y te hagas con la tuya, o para tu peque de la casa o si tienes un familiar que la necesite no dudes en hacerte con una. 

También, hasta el 1 de septiembre sorteamos una Codylife kids. Puedes participar en Facebook, pero date prisa que quedan pocos días para que finalice el sorteo.

¡Yo ya tengo la mía!



¡Con Codylife siempre estarás identificado!

Cualquier duda puedes dejármela en los comentarios.